divendres, 20 juliol de 2007

Piqué plega,... ha trigat molt

Feia temps que no entenia com un polític de caràcter més aviat moderat, com Josep Piqué, estava en un partit com el PP, aguantant que des de Madrid es desfés qualsevol intent de calmar els ànims polítics a Espanya i/o a Catalunya. Aquesta setmana Acebes va arribar a Barcelona per desautoritzar Piqué, establint una supervisió centralitzada del partit. El PP de Catalunya dirigit per Piqué però, amb l'equip i directrius de Madrid. Finalment avui arriba la notícia del dia i de la setmana. Piqué plega. Ja era hora.

Ara, el PP de Catalunya tindrà al capdavant, segons diuen, Daniel Sirera o Alberto Fernández Díaz, dos polítics que no destaquen per la seva moderació ni per la seva comprensió o postura realista de la situació de les coses a Catalunya.

Telenotícies TV3: El PP català podria nomenar avui Sirera o Fernández Díaz com a successor de Piqué
COPE: El presidente del PP catalán, Josep Piqué, presenta su dimisión irrevocable
El Mundo: El PP catalán piensa en Daniel Sirera o Alberto Fernández para suceder a Josep Piqué
El País: Josep Piqué presenta su dimisión irrevocable como presidente del PP en Cataluña
Libertad Digital: Piqué se despide de Rajoy tratando de dañar la figura de Ángel Acebes
Cadena SER: Piqué Dimite
ABC: Piqué dimite y acusa a Génova de demoler su«imagen y autoridad»
La Razón: Piqué da un portazo y dimite ante el cambio estratégico de Rajoy

També ho podeu seguir en directe a Catalunya Ràdio ([clic]) o 3/24 ([clic]). Podeu escoltar-ho o veure-ho amb VLC.

1 comentari:

Rafael del Barco Carreras ha dit...

ELECCIONES 2008

Los Fernández Díaz

El PP en Barcelona



Rafael del Barco Carreras



En equipo con Josep Piqué Camps, hombre políticamente creado por Pujol, y colaborador (empleado) de Javier de la Rosa. Con esos antecedentes cualquier equipo político debiera desaparecer y dedicarse a anexas empresas, o en las de Lara de Planeta, otra estrella. En Madrid, Jorge Fernández Díaz, en Barcelona Alberto Fernández Díaz, y con Enrique Lacalle Coll, financiado por De la Rosa, quizá por conocer con exactitud por sus cargos en el Ayuntamiento y Consorcio de la Zona Franca el destino, forma y maneras, del Gran Desfalco. No en vano se sentaba en las mismas asambleas que los otros financiados, los socialistas de Serra y Maragall. Un amigo de De la Rosa que la ironía de la vida coloca en la Jefatura del Consorcio y que leyendo sus "negocios" en Internet me resucita los "30 años de la Gran Corrupción"... nada ha cambiado...

Me equivoqué al escribir sobre el mayor, Jorge. Yo le tenía por abogado. Él ni lo recordará, y menos a mí, de ordenanza (preso por el Caso Consorcio), cuando visitaba el locutorio de “jueces y abogados” por los 80 en La Modelo, por el caso Seguros Sociales, y resulta que es ingeniero, y era, inspector del Ministerio de Trabajo. ¿Qué hacía allí un Inspector de Trabajo presentado como abogado en un caso donde con absoluta seguridad habían inspectores de Trabajo involucrados?. Un caso que de darle la publicidad que merece entra de lleno en la Gran Corrupción, www.lagrancorrupcion.com. Cien importantes empresarios involucrados, cuarenta detenidos, todos en libertad con fianza a los máximo cuatro meses, y Juan Piqué Vidal, defensor de la mayoría, y de uno o dos, Pascual Estevill, unos detenidos y otros, curiosamente, no, y juzgados diez años después sin ingresos en prisión. Liquidaciones falsas, no ingresadas, con sellos y registro. Cobraban en efectivo el 10 % de la deuda, y liquidada. Nunca jamás se detuvo en Barcelona a tanto empresario, ni después con los cientos involucrados en algo parecido, las liquidaciones por IVA, también en manos de Piqué Vidal y Pascual Estevill (una de las operaciones de sus extorsiones). Lo viví, y lo cuenta Antoni Piñol, secretario de Juan Piqué Vidal (que entró en la Fiscalía a denunciar a su Jefe y salió como denunciado), en su escaso libro “La toga manchada de Piqué Vidal”, Ediciones de la Tempestad, 1998, con Vicens Cardellach Marsá y su gestoría, presidente casi vitalicio del Colegio de Graduados Sociales. ¡Otra víctima,